A pesar de que el sueño de la consolidación de Libra como una criptomoneda de adoción mundial está cada vez mas lejos, Facebook no está dispuesto a ceder en sus esfuerzos por dominar el espacio de las finanzas y la tecnología en la sociedad del futuro.

De acuerdo con un reportaje del periódico norteamericano The Washington Post, Facebook ha redoblado sus esfuerzos para fortalecer un grupo de lobby llamado American Edge.

El grupo busca financiar estudios y persuadir a los reguladores para que sigan un camino que le facilite las cosas a las grandes corporaciones de la industria de la tecnología, y lo harán a través del arma más poderosa de Facebook: Los anuncios.

La idea de este lobby es usar los anuncios como un mecanismo de financiamiento y a la vez como un mecanismo de persuasión, y vaya que tendrán poder persuasivo: Reportes de la propia compañía reseñados por el medio tecnológico Mashable, revelaron que en su plataforma al menos 2.3 mil millones de usuarios ven al menos un anuncio diariamente, cifra que subiría a 2.6 mil millones si se incluyen otros servicios.

Publicidad
Continúe leyendo a continuación
Aproximaxión de usuarios de redes sociales. Compilación realizada por Hootsuite

El lobby no solo es económicamente poderoso, sino que también es políticamente influyente. Entre los miembros directivos se encuentran Susana Martínez (ex gobernadora republicana de New México), Bradley Smith (ex comisionado de la Comisión Federal Electoral de Estados Unidos) y Chris Carney (ex congresista por el estado de Pensilvania) entre otros.

Sillicon Valley vs Washington

Esto es una nueva faceta de una guerra de titanes. La última batalla del gigante de las redes sociales contra los políticos fue ganada por Washington (aunque políticos de todo el mundo como instituciones también contribuyeron a su debilitamiento) y tuvo como epicentro la propuesta de Libra como una criptomoneda global contralada por un conglomerado de corporaciones privadas.

Después de varias reuniones, audiencias y artimañas, Libra prácticamente perdió su horizonte inicial y culminó siendo un proyecto similar a una stablecoin. Sin embargo, aún con esta naturaleza, los políticos se están encargando de evitar que el proyecto vea la luz.

Mark Zuckerberg en una audiencia ante el Congreso de EEUU sobre el proyecto Libra

Pero este proyecto busca proteger la mina de oro de Facebook: los anuncios… Y Facebook no quiere ir suave, sobre todo considerando las experiencias pasadas. Usando la bandera de la libertad de expresión, el gigante de las redes sociales ya se ha convertido en el séptimo mayor financista de este tipo de iniciativas.

Los gastos en lobbies de los primeros 3 meses de 2020 ascienden a los 5.2 millones de dólares, mientras que el año pasado gastó al menos 16.7 millones de dólares en su búsqueda por influenciar a los reguladores.

Esto sin contar lo miles de millones de dólares que ha tenido que gastar en acuerdos y demandas por sus prácticas poco éticas sobre el manejo de datos y el uso de sus poderosos anuncios para manipulaciones políticas.

Así de importante serán los anuncios, que la posibilidad de desarrollar una criptomoneda corporativa global palidece ante el poder de un simple banner publicitario.