La demanda de divisas, como el dólar o el euro, está aumentando en Cuba. Los esfuerzos para terminar con el sistema de la doble moneda estatal han provocado el miedo a la inestabilidad, animando a los ciudadanos a buscar vehículos potencialmente menos volátiles en los que almacenar la riqueza, curiosamente, como Bitcoin.

El aumento de la demanda ha dificultado que los individuos adquieran formas de dinero más fuertes que cualquiera de las monedas nacionales de la nación. Según un informe de Reuters, Cuba utiliza actualmente el peso y el peso convertible equivalente al dólar (CUC). Está buscando eliminar este último, lo que hace temer una mayor devaluación de la moneda y una creciente demanda de medios de cambio potencialmente menos volátiles.

El dinero difícil se vuelve difícil de adquirir

Roly, una “mula” de 28 años de edad que importa bienes del mercado negro a la nación, afirma que adquirir dinero contante y sonante de las instituciones financieras se ha vuelto esencialmente imposible en las últimas semanas:

“No ha habido dinero disponible en los bancos o casas de cambio durante semanas, tienes que buscar en otra parte… He pasado medio día en las calles bajo el sol y no he conseguido comprar ni un solo dólar.”

Factores macro, como el endurecimiento de las sanciones comerciales contra Cuba por parte del Presidente de Estados Unidos Donald Trump, y la terminación de los contratos de los médicos cubanos por parte de las naciones sudamericanas, han limitado el flujo de dólares hacia el país. El gobierno también ha introducido “tiendas de dólares” para introducir más dinero en sus propias reservas para protegerse de cualquier volatilidad que pudiera acompañar el abandono del CUC.

El economista local Omar Everleny comentó sobre la situación, afirmando que la CUC ya ha comenzado a perder valor. Añadió:

“La economía ya está siendo dolarizada, aunque nadie lo diga”.

Históricamente hablando, las formas de dinero fuerte han triunfado sobre las más propensas a la volatilidad. Cuando se les da a elegir, la gente casi siempre está a favor de un dinero con menos probabilidades de perder repentinamente mucho valor gracias a la intromisión de quienes lo emiten o controlan su política monetaria.

Publicidad
Continúe leyendo a continuación

Pero Bitcoin es aún más fuerte

Bitcoin, con su oferta estrictamente limitada y su emisión reglamentada, representa la forma más dura de dinero que la humanidad ha conocido jamás. Con los cubanos luchando por encontrar dólares o euros para protegerse de la depreciación de sus monedas nacionales, Bitcoin puede ser más atractivo para los ciudadanos.

Siendo resistente a las fronteras, Bitcoin no sólo representa una forma de dinero más fuerte que el dólar o el euro, sino que también es mucho más fácil de comprar que las monedas extranjeras fiat en economías estrechamente controladas como la cubana. Un individuo cubano no tiene que usar un cambio de moneda o un banco local para exponerse al activo digital.

Incluso siendo la forma de dinero mas difícil de la historia, es ciertamente un poco temprano en la historia de Bitcoin para pensar que los cubanos saldrán en masa a comprarlo. Sin embargo, los desarrollos, como los discutidos anteriormente, son apenas notables en todo el mundo y sirven para ilustrar el creciente atractivo de la moneda no emitida por el estado.