¿Dinero gratis de la nada con los tokens UNI cómo hacen los bancos centrales?

Compartir artículo
EN RESUMEN
  • La repartición de los 400 tokens UNI ha generado algunas dudas dentro del mercado.

  • La discusión ha generado que muchos cuestionen el elemento "gratuito" del asunto.

  • Algunos piensan que no es nada comparable con lo que estamos viendo en los mercados financieros globales.

  • promo

    Curso GRATIS “Cripto para principiantes”, 5 días de duración + sesiones semanales en directo. Apúntate aquí.

El Trust Project es un consorcio internacional de organizaciones de noticias que establecen un estandar de transparencia.

Ha pasado ya más de una semana desde que Uniswap brindó felicidad a miles de usuarios al repartir 400 tokens UNI para cada dirección que había hecho algún tipo de operación con ellos. Con la euforia ya habiendo pasado y el mercado reaccionando al flujo de estos tokens, conviene analizar el fondo de este tipo de acciones.



150 millones de tokens UNI se dispusieron para entregar a todos los usuarios que habían hecho algún tipo de operación en Uniswap antes del 1 de septiembre del 2020. 400 tokens UNI, el equivalente a 1200 dólares en su momento  de emisión y en su punto máximo, con un precio de 8,6 dólares por token, la suma ascendía a 3440 dólares, fueron repartidos para cada billetera que interactuó en algún momento con el protocolo.

Sin embargo, antes de entrar a analizar el reparto, hay que saber que la movida de Uniswap se hizo en medio de la “guerra” que ha venido sosteniendo contra SushiSwap, un DEX “vampiro” que estaba drenando la liquidez de precisamente Uniswap.



Sin entrar (todavía) en considerar si fue algo bueno o malo, la medida permitió que Uniswap volviera a ser el DEX con más liquidez en el mercado y que se posicionará como el protocolo DeFi con mayor cantidad de dinero bloqueado en la actualidad. Según los datos de Defi Pulse, al momento de la redacción de esta pieza, un total de 1.86 miles de millones de dólares se encuentran depositados dentro de los protocolos de Uniswap.

Pero, ¿habrá llegado demasiado lejos Uniswap para lograr esto? ¿Estamos viendo una “Expansión Cuantitativa” dentro del mundo cripto? ¿Tenemos una Reserva Federal?

Accionistas de Uniswap

Para poder aclarar esta situación, hemos conversado en primer lugar con Cristóbal Pereira,CEO de LatAmTech, quien aclaró desde el comienzo que la mención de que los tokens UNI son dinero es un “error” y explicó que con la situación se están viendo los mismos elementos de las discusiones iniciales en donde se debatía si Bitcoin era realmente dinero.

Puntualmente con respecto a la percepción de UNI como “dinero gratis”, Pereira expresó que la realidad es que el dinero “no tiene ninguna relación con respecto a UNI”, lo que implica que resulta “incorrecto” dar la categorización de “dinero gratis”.

Según su punto de vista, mencionó que los tokens UNI se asemejaban más a “la emisión de acciones de una tradicional”, mencionando que estas tienen la “facultad de crear acciones previo acuerdo de la junta de acciones para repartir a quienes ellos deseen. Puede ser a otros inversionistas, a clientes o trabajadores”.

Para explicar la semejanza entre ambas figuras recordó que los tokens UNI ofrecen, entre otras cosas, la posibilidad de votar sobre las propuestas que se presentan dentro de la comunidad, lo que es similar al derecho al voto que tienen los inversores en una junta de accionistas. También recordó que los poseedores de los tokens tienen el derecho de recibir beneficios futuros producto de un porcentaje de las comisiones que se obtienen en Uniswap, lo que es similar al reparto de dividendos y utilidades que reportan a los accionistas en el mercado tradicional.

Por esta razón, Pereira recordó nuevamente que no estamos ante “dinero gratis”, sino que plantea que esto se asemeja más a un “security”. En conclusión, también recordó que esta repartición es algo “privado”, una decisión propia que se dio desde Uniswap.

La lógica detrás de lo gratuito

Por otro lado, también hemos conversado con Anibal Santaella, reconocido educador sobre el ecosistema de Bitcoin, quien en primer lugar nos explicó que antes de ahondar en el tema debemos analizar el término “gratis” dentro de los términos financieros.

Al respecto de esto mencionó que cuando “vemos algo gratis usualmente minimizamos la capacidad de análisis objetivo al momento de tomar decisiones y cuando se nos presentan oportunidades sobre algo gratuito en la mayoría de los casos, ese elemento se lleva nuestra atención”. Así mismo, explicó que cuando tenemos frente a nosotros algo que nos resulta “cero costo” vamos a sentirnos atraídos en demasía hacia eso y vamos a pasar por una “sobre emoción” que nos impedirá ver el “el real costo y las desventajas o consecuencias de tomar esa alternativa con objetividad”. Sobre este aspecto, Santaella expresó que estamos ante un comportamiento económico que resulta “irracional” pero que es “predecible” y con una predictibilidad que permite construir estrategias de mercadeo.

Agrega que, si bien resulta una buena estrategia de mercadeo el hecho de pagar por la fidelidad de las personas, tal y como lo estamos viendo en el caso de los tokens UNI, esto tiende a presentar dificultades a largo plazo debido a que resulta “muy difícil convertir algo que ha sido gratis en algo de valor”, explayando un poco que la valoración en términos de dinero “es un proceso de aprendizaje” mencionando que si se nos imparte que algo es gratis, se hace una tarea “compleja” cambiar la percepción en sí.

Llegando al tema concreto, Santaella planteó que la repartición de los tokens UNI generó un “efecto dotación”, en donde explicó que estamos viendo una escena en donde “las personas atribuyen más valor a las cosas únicamente por el hecho de poseerlas” agregando que “esta sobrevaloración del bien se debe a la «aversión a la pérdida» que siente la persona” lo que podría estar llevando a las personas a “preferir evitar pérdidas monetarias antes que conseguir ganancias monetarias equivalentes”.

Descargo de responsabilidad

Toda la información contenida en nuestro sitio web se publica con buena fe y sólo con fines de información general. Cualquier acción que el lector tome sobre la información encontrada en nuestro sitio web es estrictamente bajo su propio riesgo.
Share Article

Ezio Rojas es un abogado venezolano que cree que las criptomonedas y la tecnología Blockchain son una herramienta al servicio de la población para lograr una mejoría en sus finanzas personales. También cree que la tecnología Blockchain puede ser arma para que los estados controlen nuestras finanzas pero a esto no le presta mucha atención.

SEGUIR AL AUTOR

Los mejores monederos Bitcoin del 2021

Vámonos

Señales diarias, análisis de Bitcoin y chat con otros traders. ¡Únete a nuestro Telegram hoy!

Vámonos