• El BCRA ha establecido con recurrencia restricciones al mercado de divisas argentino, dejando como consecuencia una distorsión económica en éste aspecto.
  • La brecha que existe entre el tipo de cambio oficial y los mercados alternativos no oficiales suponen una oportunidad de negocio para el arbitraje de compra y venta de dólares.
  • Éste arbitraje se está descontrolando con actividades que rompen las normas cambiarias, y gracias a ésto los bancos presionados se ven en la obligación de tomar medidas radicales.

Distintos bancos argentinos se ven presionados por los entes reguladores y ponen mano dura sobre la información y las prácticas que realicen sus clientes con respecto a la compra dólares. Ésto ha llegado hasta el punto de que las entidades bancarias prohíban la compra del cupo de 200 dólares por persona y hasta consideren la decisión de cerrar cuentas a los considerados infractores de las normas cambiarias impuestas por el BCRA.

La inferencia de Argentina sobre su mercado cambiario ha mutado en diversas consecuencias, una muy peculiar y resaltante se ve reflejada en las actividades de los compradores de divisas. Ésta vez, una práctica alarmante para el Banco Central de la República Argentina (BCRA), y por consiguiente los bancos que éste ente regula ha sido el llamado “rulo” o arbitraje entre el tipo de cambio oficial y el negro.

La operación consiste en ocupar el cupo de 200 dólares por persona y luego venderlo en mercados alternativos —como el ilegal mercado negro de divisas— a un precio más alto, y así aprovecharse de la distorsión que representa la diferencia entre el tipo de cambio oficial y el tipo de cambio “blue”.

El rulo como un negocio de escala.

Ésta sencilla operación no ha saciado la sed de ganancias de los “ruleros”. A partir de la posible pregunta ¿por qué no hacer ésto con más de 200 dólares? buscaron la definitiva escalada de su “negocio” con una respuesta simple, ocupar más cupos de 200 dólares de otras personas.

La nueva idea es fácil de aplicar: invitar a otros a cederles sus cupos de 200 dólares con la promesa de retornarles una pequeña ganancia producto de su “rulo”, y todos ganamos más. La hipótesis podría explicarnos por qué en las redes sociales los argentinos denunciaron éste tipo de propuestas:

El negocio propuesto simplemente no es legal.

El problema de este “rulo a mayor escala” está en que es penado por la Ley del Régimen Penal Cambiario, impuesta por el BCRA para regular el Mercado Único y Libre de Cambios, y por supuesto, los bancos que participen se ven en la obligación de que sus clientes las cumplan.

Específicamente, la ley que se infringe describe que el acceso a los 200 dólares por persona en el mercado oficial son exclusivamente para atesoramiento personal y no pueden prestarse, venderse, cederse ni efectuarse a favor, por cuenta de, o con fondos de terceros.

El medio La Nación de Argentina, explicó la estimación de 40 millones de dólares contabilizados el mes pasado en una práctica descrita como “personas que abren cuentas en bancos digitales, compran al mes los 200 dólares a precio oficial permitidos y luego los transfieren a unas pocas cuentas en bancos de primera línea”.

Los bancos digitales son la mira y empiezan la caza de los “ruleros”.

A partir de ésta desfachatez hacia las regulaciones, los bancos digitales han puesto mano dura contra sus clientes. Es por ésto que, se vieron en la posición de publicar comunicados que amenazan con prohibir la compra de dólares oficiales en sus portales, y con la decisión radical de cerrar definitivamente las cuentas a aquellos que consideren que han infligido las normas. Sin embargo, siempre existe la posibilidad de que por colateralidad de daños, se vean afectados inocentes.

Ejemplo de ésto, ha sido el banco digital Rebanking con su tweet del 2 de julio:

A su vez, el día siguiente, su popular competidor Brubank siguió los mismos pasos con una publicación similar:

dav

Separar dinero y Estado es una solución cada vez más llamativa en éstas prácticas actuales.

Una vez más, que entidades centralizadas pongan sus manos sobre los mercados que usualmente son libres, como el de divisas, puede resultar en un desastre económico. Como consecuencia, más entidades centralizadas limitan a sus clientes a acceder al control de su dinero con amenazas, restricciones, y bloqueos.

El dinero cien por ciento digital y descentralizado, es cada vez más destacable en este tipo de casos que, gracias a las dos características mencionadas, son claramente evitables.

Cristóbal García Escritor, analista, inversor

Emprendedor, inversor, analista autodidacta, escritor y criptoentusiasta. Actualmente funcionando dentro del ecosistema cripto en el manejo de comunidades en Argentina. Cristóbal se ha desempeñado en los últimos 3 años dentro de la industria de exchanges argentinos participando en múltiples puestos.

Seguir al Autor

Quieres aprender más?

¡Únete a nuestro Grupo de Telegram y consigue señales de trading, cursos de trading gratuito y análisis diario con otros fanáticos de las criptomonedas!

La página web utiliza cookies.
Haz clic aquí para aceptar el uso de las cookies. Vea nuestra política de cookies

Lo estamos discutiendo en nuestro Grupo de Telegram

Entrar

Señales diarias, análisis de Bitcoin y chat con otros traders. ¡Únete a nuestro Telegram hoy!

Vámonos

Lo estamos discutiendo en nuestro Grupo de Telegram

Entrar

Lo estamos discutiendo en nuestro Grupo de Telegram

Entrar