Los intercambios de criptomonedas, por lo general, gestionan grandes cantidades de datos de usuarios debido a la naturaleza de su negocio. Sin embargo, como hemos visto en varias ocasiones, no todas las empresas pueden garantizar la seguridad de los datos que manejan.

Ayer Binance reveló en Twitter que había notado una fuga masiva, como BeInCrypto informó anteriormente, de direcciones de correo electrónico del intercambio rival BitMEX. El primero instó a sus clientes que habían sido afectados por la filtración a cambiar sus correos electrónicos en su plataforma para mantenerse a salvo.

El volcado de datos de BitMEX es diferente a otras formas de violaciones de seguridad que ocurren en los intercambios. La violación más frecuente implica el robo de contraseñas confidenciales del usuario o cualquier otra información que pueda usarse para acceder a sus cuentas, así como ataques al sistema de seguridad del intercambio en sí. El incidente de BitMEX parece ser simple negligencia.

Binance es consciente de los problemas que pueden ocasionar las filtraciones de datos; en agosto de 2019 paso por un incidente similar. El intercambio afirmó que estaba siendo chantajeado por alguien que amenazó con compartir hasta 10.000 imágenes utilizadas como datos de KYC (conoce a tu cliente) en la plataforma.

Publicidad
Continúe leyendo a continuación

La investigación adicional reveló que no había mucho motivo de alarma, ya que se decía que las imágenes eran de febrero de 2018, cuando la compañía “contrató a un proveedor externo para la verificación de KYC para manejar el gran volumen de solicitudes en ese momento”.

La pérdida de correos electrónicos es, sin duda, un gran riesgo de seguridad. Las direcciones de correo electrónico filtradas podrían usarse para robar información de los usuarios, enviar mensajes de spam e infringir la privacidad de sus propietarios. En un mundo donde los datos se han convertido en rey, este es un gran problema para cualquier persona involucrada.


Imágenes cortesía de Twitter y Shutterstock.