La Policía en España desmantela red de blanqueo de capital con cripto ¿Son las criptomonedas el instrumento ideal para las mafias?

Compartir artículo
EN RESUMEN
  • La Policía Nacional española ha desarticulado la infraestructura de varias webs presuntamente dedicadas a la venta de drogas y medicamentos.

  • Las organizaciones criminales que manejaban las webs utilizaban criptomonedas para blanquear los beneficios.

  • La actuación policial vuelve a cuestionar el papel de las criptomonedas como instrumentos que facilitan actividades ilegales.

  • promo

    Los mejores servicios de minería en la nube (cloud mining) en 2021

El Trust Project es un consorcio internacional de organizaciones de noticias que establecen un estandar de transparencia.

La Policía Nacional de España desmanteló a finales de junio la infraestructura de varias de las principales páginas web de venta y distribución ilegal de medicamentos en España, con unas ganancias estimadas de tres millones de euros.

Patrocinado



Patrocinado

Esta operación se suma a la larga lista de intervenciones policiales en España donde se tiene constancia del uso de criptomonedas por parte de los presuntos criminales. ¿Son las criptomonedas un instrumento ideal para las mafias?

Las Operaciones de la Policía Nacional

La Policía Nacional publicó el pasado 28 de junio una nota oficial comunicando la detención de 33 personas en dos investigaciones paralelas, tras realizar 17 registros en varios municipios repartidos en varias provincias.

Patrocinado



Patrocinado

Según la nota de prensa:

“Las dos organizaciones desmanteladas operaban utilizando medios tecnológicos avanzados y obtenían grandes beneficios con escaso riesgo –superando los tres millones de euros-, blanqueando posteriormente las ganancias de diferentes formas, entre otras, comprando moneda virtual. Asimismo, y fruto de los registros, los agentes han intervenido más de 70.000 comprimidos/geles de medicamentos contra la disfunción eréctil, diversas sustancias estupefacientes –líquido GH, MDMA, cocaína, popper-, cientos de artículos informáticos y numerosas joyas de gran valor, entre otras cosas.”

Captura del vídeo publicado por la Policía nacional. Fuente: Ministerio del Interior.

El modus operandi de los presuntos criminales se basaba en importar medicamentos desde el sudeste asiático, en particular de la India, donde los adquirían por escasos céntimos. Después introducían los medicamentos en España, donde los almacenaban en distintos puntos de la geografía peninsular.

Para vender los productos, las organizaciones manejaban varias páginas webs que cambiaban continuamente, y distribuían los pedidos usando varias empresas de paquetería. El precio de algunas unidades llegaba a superar los 4.5 euros, de modo que el margen de beneficio era muy lucrativo.

La Nueva Generación de Criminales Digitales

La nota explica que estas organizaciones utilizaban fuertes medidas de seguridad que dificultaban la investigación policial. Los pagos se recibían contra reembolso, hacían uso de aplicaciones de comunicación encriptada y utilizaban conexiones VPN, lo que hace casi imposible rastrear las huellas digitales.

Además, alojaban sus páginas web en jurisdicciones fuera de la Unión Europea y Estados Unidos, poniendo trabas a la policía para investigar quién estaba detrás de ellas.

Captura del vídeo publicado por la Policía nacional. Fuente: Ministerio del Interior.

Los presuntos criminales blanqueaban sus enormes beneficios de varias formas. Realizaban transferencias bancarias hacia Chipre o Andorra, enmascarándolas con conceptos falsos. También sacaban dinero en efectivo de España a través de las fronteras, y reinvertían los beneficios comprando coches alemanes de alta gama.

El método más avanzado era mediante la compra de criptomonedas, que fueron clave a la hora de identificar a las personas detrás de estas organizaciones.

“No estamos preparados”

Las citadas operaciones se suman a la larga lista de intervenciones de la policía española donde se incautan criptomonedas, o bien se demuestra que estaban siendo usadas para actividades ilícitas.

La policía española fue una de las primeras del mundo en incautar bitcoins ya en el año 2013, cuando el famoso “virus de la Policía” infectaba a un ordenador, bloqueándolo y exigiendo el pago de 100 euros a cambio del desbloqueo. [El confidencial]

Los hackers detrás del virus utilizaban el dinero obtenido para comprar criptomonedas, llegando a blanquear hasta 10.000 euros diarios.

Captura de pantalla del infame “virus de la policía”. Fuente: Computer Hoy.

Desde entonces, los cuerpos y fuerzas de seguridad del estado han ganado experiencia en la lucha contra la ciberdelincuencia, pero al igual que sucede en el mundo analógico, los criminales mantienen una carrera constante con la policía donde siempre llevan ventaja.

En unas jornadas formativas lideradas por la Policía Nacional en 2.018, agentes del cuerpo explicaban que la ciberseguridad “es un campo gigante y formar a la gente es importante, porque los que tenemos que luchar contra esto no estamos preparados”. [El Confidencial]

Es curioso que, dos años después, detalles de seguridad básicos siguen sin ser aplicados por las instituciones españolas.

Sin ir más lejos, siguiendo el enlace de la misma nota de prensa emitida por la  Policía nacional, vemos que la página web del Ministerio de Interior sigue usando el obsoleto protocolo “http”, en lugar del recomendado y más seguro “https”.

Captura de pantalla de la web del Ministerio del Interior, donde se aprecia el uso de protocolo “http”. Fuente: Ministerio del Interior.

Este tipo de detalles ponen en entredicho las capacidades del Estado español para luchar contra cibercriminales especializados, y la comprensión que sus instituciones tienen sobre complejos conceptos tecnológicos como las criptomonedas y su regulación.

Las criptomonedas y el lavado de dinero

Este escándalo ha vuelto a poner en el punto de mira la reputación de las criptomonedas. Una buena parte del público español las relacionada simplemente con criminales y estafadores.

Es un hecho que los criminales usan criptomonedas, pues en su continua pugna con la policía siempre están a la última en cuanto al uso de tecnologías. Como hemos visto, los presuntos criminales implicados en esta operación utilizaban pagos contra reembolso y transferencias bancarias para blanquear su dinero. De ello no se deduce que el dinero en efectivo es un medio criminal que debe ser perseguido.

La percepción general de las criptomonedas como un instrumento ideal para las mafias u otras organizaciones criminales no está justificada. Una de las razones que produjeron el nacimiento de las criptomonedas fue la necesidad de proteger la privacidad de los usuarios del mundo digital.

El lado bueno de las criptomonedas

En internet todas nuestras actividades quedan registradas, lo que puede suponer un riesgo para ciertos usuarios, por ejemplo activistas por los derechos humanos en países no democráticos. Contrario a lo que el público en general percibe, es muy fácil rastrear dónde y cuándo ha estado cada Bitcoin.

Recientemente, la Fundación por Derechos Humanos otorgó un premio de 50.000 dólares a un grupo de programadores pro-privacidad para financiar su proyecto “CoinSwap”. El proyecto pretende desarrollar un “mezclador de Bitcoins“, una tecnología que permite añadir una capa de privacidad a las transacciones realizadas, asemejándolo más con el dinero efectivo.

Representación gráfica de un mezclador de Bitcoins, usado para diluir huellas digitales. Fuente: Cryptomixer.

Otro gran uso de las criptomonedas es precisamente evitar que gobiernos y bancos centrales tengan absoluto control sobre todas las transacciones monetarias. En un mundo donde cada vez el dinero es más digital, los activistas pro-privacidad argumentan que nuestros gobiernos podrían llegar a tener acceso a todas nuestras comunicaciones y transacciones, y corremos el riesgo de otorgarles un poder nunca antes visto en la historia.

El ratón y el gato

Debido al carácter descentralizado de las criptomonedas, las autoridades nacionales de todos los países carecen de poder para gobernarlas, y su única herramienta disponible es invadir la privacidad de los usuarios de internet. Esto está provocando una especie de “carrera armamentística” entre quienes defienden el derecho a la privacidad y autoridades tratando de regularla.

Cualquier miembro de la sociedad se beneficiará de estas plataformas pro-privacidad, entre ellos los cibercriminales. El debate entre libertad versus seguridad tiene pinta de seguir candente durante los próximos años. Las autoridades afrontarán en desventaja un difícil juego de “ratón y el gato” con programadores que desarrollan nuevas tecnologías por el bien común y criminales que las adoptan rápidamente para sus fines ilícitos.

Descargo de responsabilidad

Toda la información contenida en nuestro sitio web se publica con buena fe y sólo con fines de información general. Cualquier acción que el lector tome sobre la información encontrada en nuestro sitio web es estrictamente bajo su propio riesgo.
Patrocinado
Share Article

Tony ha trabajado para varias compañías financieras en Londres durante los últimos siete años, adquiriendo experiencia en trading y en finanzas tradicionales. Es un defensor de la democracia directa, los derechos digitales y la privacidad, ha estado involucrado con criptomonedas desde 2013.

SEGUIR AL AUTOR

¡Predicciones cripto en el Mejor Canal de Telegram con +70% de precisión!

Únase ahora

Los mejores servicios GRATIS de minería Bitcoin en la nube.

Ir Ahora