Bank of America ha expuesto un informe detallado con sus perspectivas sobre la situación económica de Argentina. En el desarrollo se incluyen puntos de vista de inversión con especial atención a oportunidades favorecedoras y poco esperadas para un país con un contexto económico tan complicado.

La división BofA Securities recientemente ha publicado un reporte sobre Argentina, su situación económica y las posibles oportunidades de inversión que conlleve dicho contexto a pesar de la gran cantidad de restricciones monetarias, proyecciones inflacionarias, la gran deuda que acarrea el país, la huida de empresas internacionales, y por supuesto, el contexto pandémico que también toma su parte en la decadencia económica.

“Argentina: ascendido a ‘Overweight’. Espacio para sorpresas positivas vs bajas expectativas” es el título que describe con gran claridad la finalidad del reporte: explicar por qué a pesar de que Argentina tenga una situación económica para nada favorable, existe una oportunidad de convertir una inversión en grandes ganancias.

Argentina está en mínimos que atraen inversiones oportunistas

La premisa de “comprar en el pesimismo” aparenta encajar muy bien con el primer párrafo del reporte de Bank of America. El mismo afianza que el gran banco norteamericano no ve alcista los fundamentos económicos de Argentina, pero tomando en cuenta los mínimos tan bajos en los que se encuentra la economía de la nación, cualquier catalizador positivo podría resultar en una materialización de ganancias durante los próximos meses.

En efecto, en la finalización de la primera parte, el reporte de Bank of America expone que “recomendamos comprar Argentina en lugar de otros créditos de alto rendimiento”.

Publicidad
Continúe leyendo a continuación
Exposición de reporte de Bank of America en el tweet del inversionista Ariel Sbdar. Fuente: @arielsbdar

La preocupación de Bank of America

A pesar de haber elevado de categoría su deuda externa desde “Marketweight” hasta “Overweight” en el reporte, Bank of America aclara que Argentina tiene una “lenta consolidación fiscal” provocada por el alto déficit, la dependencia del financiamiento monetario y la insistencia del Gobierno hacia las políticas monetarias que devalúan su moneda y diluyen sus reservas.

Argentina está distorsionada económicamente y esto se expone como una razón para que reduzca su potencial de crecimiento y cause una importante desconfianza en los inversores.

El pesimismo puede ser una oportunidad

Si bien objetivamente las perspectivas futuras de Bank of America sobre Argentina no apuntan al optimismo, aclara

“las expectativas de los inversores son tan bajas que las sorpresas positivas podrían surgir desde las mejoras marginales en la política, muy probablemente en el contexto de un nuevo programa del FMI.”

Además, acumula más catalizadores sorpresivos y positivos como la racionalización de los controles de capital corporativo, acuerdos de salario, formulas de pensiones razonables, o una posible mejora de la pandemia.

Para finalizar, gracias a la buena relación del país sudamericano con el FMI que ha resultado en importantes acuerdos para su trayectoria económica, Argentina podría optar por beneficios económicos desde dicho organismo internacional que acostumbra a favorecer con su flexibilidad en los tratos cerrados, y desde este punto, existiría otro foco para un empuje positivo según el banco.