Una nueva estrategia está siendo probada por los famosos hackers Upbit. Están intentando utilizar un exchange descentralizado para convertir sus existencias en un token respaldado por EOS.

Desde finales de noviembre, los analistas y varios exchange han estado siguiendo de cerca el movimiento de los fondos robados de Upbit. Los casi 50 millones de dólares de ether robado han estado en movimiento desde entonces. Como BeInCrypto informó, los hackers están tratando de hacer circular el ETH a través de múltiples carteras. Sin embargo, ahora están empleando una estrategia completamente nueva.

Como reportó Whale Alert (@whale_alert) hoy temprano, una pequeña porción del ether robado ha sido enviada a Tokenlon, un exchange descentralizado. Probablemente como prueba, la ETH fue cambiada por un token EOS llamado VEOS.

Si tiene éxito, podríamos ver que los hackers intenten emplear esta estrategia para dispersar aún más y, eventualmente, sacar provecho de sus posesiones.

Aunque los hackers probablemente hubieran preferido cobrar a través de un exchange como Binance, la plataforma se ha comprometido a congelar sus fondos si se detectan en su red.

Como escribe un usuario, los hackers intentan utilizar la falta de supervisión de los exchange descentralizados para “limpiar su dinero”. De tener éxito, podríamos ver cómo ETH se convertía en masa en tokens respaldados por EOS y su transacción a otros exchange descentralizados.

Publicidad
Continúe leyendo a continuación

Aunque el hack de Upbit ha recibido mucha prensa, la recuperación de los fondos ha resultado difícil. Las entidades no tienen un control real sobre los exchange descentralizados, lo que potencialmente abre muchas nuevas puertas para que los hackers blanqueen sus fondos robados con éxito. El temor es que otros hackers puedan aprender fácilmente de esta estrategia y volver a utilizarla en el futuro, si se demuestra que funciona.

A finales de noviembre, los hackers robaron un total de 48,7 millones de dólares (342.000 ETH), que transfirieron de la cartera de Upbit. Fue el séptimo gran hack de un exchange de 2019 y apunta a problemas profundamente arraigados en el ecosistema. Sigue siendo uno de los mayores hacks de 2019.