Una gran empresa de pagos australiana presentó una demanda la semana pasada en Nueva Gales del Sur por el uso de la marca “PAY ID”. La compañía, New Payments Platform Australia (NPPA), dice que Ripple usó ilegalmente su marca.

Supuesto engaño

La demanda federal alega que la marca “PayID” fue desarrollada por la NPPA. También dice que se han invertido millones de dólares en una campaña publicitaria para la marca. PayID fue lanzada por NPPA en febrero de 2018 y la campaña de 3,3 millones de dólares incluyó publicidad internacional.

Es importante señalar que el alcance de la marca comercial se extendió más allá de las fronteras de Australia.

La NPPA sostiene que Pay ID era una parte bien conocida de su compañía en 2018. Compró el sitio web payid.com.au. Además, NPPA usó la marca durante la conferencia de Sibos donde 7500 delegados se enteraron de ello.

Hay más de 90 instituciones financieras que usan PayID. Esto incluye el 10% de la base de clientes de NPPA y cinco millones de “Pay IDs” distintos, que procesan más de un millón de transacciones a la semana, según la demanda. Además, a raíz de la pandemia, el número de esas transacciones ha ido creciendo.

El público se enteró de la demanda a principios de la semana y el tribunal publicó documentos el martes. Una audiencia de gestión de casos tuvo lugar el miércoles.

La participación de Ripple

NPPA se enteró del uso de la frase “PayID” por parte de Ripple en junio de 2020. Esto fue dos años después de haber lanzado su propio producto.

Adrian Lovney, el CEO de NPPA, dice que se enteró del PayID de Ripple después de que el abogado de la NPPA le enviara un correo electrónico con un artículo de la revista Fortune. El artículo describía a Ripple y su uso de la marca Pay ID.

Ripple usó PayID junto con 40 empresas en su coalición llamado Open Payments Coalition.  Varios de esos socios tenían su sede en Australia.

El Sr. Lovney también declaró en una declaración jurada que algunos de los 40 socios mencionados en el artículo de Fortune creían que Ripple trabajaba en afiliación con el sistema PayID de la NPPA. Esto implica que Ripple, intencionalmente o no, estaba aprovechando la notoriedad de la NPPA y la extensa campaña publicitaria.

Publicidad
Continúe leyendo a continuación
El logo de Pay ID de NPPA | Fuente: Federal Court of Australia

Otras pruebas muestran el uso casual de la frase “Pay ID” en el sitio web de Ripple. Los demandantes sostienen que el uso de la frase se interpretó como una marca registrada. Además, el servicio de Ripple era lo suficientemente similar al Pay ID de la NPPA como para hacer creer al público que las dos empresas estaban afiliadas.

Mal momento

A pesar de estas alegaciones, el momento legal para lanzar estos argumentos jurídicos es un poco turbio. Parece que NPAA aseguró un derecho de autor para “Pay ID” con un espacio en marzo de 2017 en Australia, y solicitó “PayID” sin un espacio en octubre de 2017.

Sin embargo, la solicitud de octubre de “PayID” sin espacio caducó. El Gobierno australiano no emitió la marca.

En junio de 2020, Ripple presentó dos marcas en PayID en los Estados Unidos. En julio, NPAA volvió a presentar una solicitud de marca para “PayID” en Australia. Esa solicitud sigue pendiente.

Cabecera de la demanda | Fuente: Federal Court of Australia

Aunque Ripple es la excepción, la mayoría de las cuestiones sobre las marcas comerciales relacionados con cripto se deben a la centralización. En enero de 2019, surgió una controversia cuando la fundación Litecoin cambió el logotipo de Litecoin de manera “antidemocrática”.

El uso no autorizado de la marca Pay ID y el beneficio que obtiene Ripple de ello parecen ser las cuestiones dominantes de la demanda. Con diferentes ortografías, diferentes marcas registradas y diferentes países, la demanda no es en absoluto sencilla.