La educación en blockchain es necesaria para un futuro descentralizado

Compartir artículo
EN RESUMEN
El Trust Project es un consorcio internacional de organizaciones de noticias que establecen un estandar de transparencia.

Blockchain es una herramienta increíble para la libertad personal. Para que se convierta en la norma, tiene que superar el estigma de la especulación y de la constante sospecha. La mejor manera de hacerlo es a través de la educación.



El activo es nuevo, su naturaleza es un misterio para muchos y su precio sube (y a veces baja) espectacularmente. Además, cualquiera que tenga una opinión se precipita en el debate tratando de demostrar que es una estafa o una bendición para la humanidad.

Mientras tanto, el ciudadano medio empieza a preguntarse si también debería comprar algo de ese dinero mágico de Internet que alcanzará cotas astronómicas y le hará rico rápidamente.



No deberían.

Las criptomonedas no se inventaron para la especulación. Es un subproducto inevitable, sí, pero la especulación sobre un activo no cambia su naturaleza. Así que para todos los que no nos sentimos como lobos de Wall Street, ¿merece la pena prestar atención a las criptomonedas?

Oh, sí, lo es.

¿Por qué es blockchain importante?

Blockchain -la tecnología que está detrás de las criptomonedas- es un invento singular que ha hecho posible almacenar y gestionar datos sin ninguna autoridad central. Puede que no suene tan alucinante como el teletransporte o una colonia en Marte, pero es un cambio importante en la organización misma de nuestra sociedad.

Piénsalo: en cada etapa de tu vida, cualquier dato relativo a ti mismo o a tus pertenencias es guardado por alguien. Los datos de tu salud por el seguro médico o los hospitales, tu historial online por el proveedor de tu navegador, tus ahorros por tu banco, etc.

Siempre hay alguna organización que se encarga de gestionar tus datos. Confías en ella porque todo el mundo confía en ella. También es posible que no tengas muchas opciones. El problema es que todo está bien… hasta que no lo está.

Los terceros de confianza que almacenan la información a veces fallan porque son gestionados por humanos. Sin embargo, los humanos son propensos a cometer errores, a corromperse o, simplemente, a tener un mal juicio. Además, una entidad centralizada es más susceptible de sufrir ataques dirigidos.

Blockchain almacena y gestiona sus datos de forma descentralizada. Esto significa que sin un tercero, podríamos convertirnos en verdaderos propietarios de nuestros datos y en los únicos que podrían disponer de ellos. Dado que casi todos los aspectos de nuestra vida están relacionados con un dato digital en alguna parte, blockchain puede transformar literalmente nuestra sociedad.

Blockchain ofrece una opción

Imagine un sistema sanitario en el que usted es dueño de sus datos como paciente y puede elegir mostrar su prueba Covid en un aeropuerto. Mientras que el resto de la información se mantiene sólo para su médico.

Estos datos residirían en un blockchain, protegidos de cualquier intrusión en un servidor centralizado. Esto es algo que ocurre con demasiada frecuencia en los hospitales.

Otro ejemplo es su vida en línea. Imagina un navegador que guarda tus datos de Internet en tu ordenador. Puede elegir recibir anuncios (propuestos por un bot de aprendizaje automático local). También puedes recibir recompensas por la atención que les prestas – a través de blockchain, por supuesto.

Los datos de su navegador nunca van a los servidores centralizados de una empresa de Silicon Valley para ser utilizados en algoritmos opacos. Tu experiencia online no puede ser manipulada.

Otro ámbito es el del dinero, un dominio que puede beneficiarse enormemente de la descentralización, tanto en lo que respecta al control de su emisión como a la capacidad de disponer libremente de él.

Las criptomonedas son una gran herramienta para la libertad personal: podemos elegir la que nos guste y seguir utilizándola, sin la aprobación de ninguna organización.

Si tienes la suerte de vivir en un país donde esta simple función no te hace soñar, piensa en los millones de personas que viven bajo regímenes autoritarios que utilizan el acceso al dinero como herramienta de represión. Existen 1.700 millones de personas no bancarizadas en todo el mundo.

Todo esto parece un poco idílico, pero aún no estamos ahí. Para disfrutar de la descentralización debemos utilizar claves criptográficas para gestionar nuestros datos y confiar en el protocolo blockchain para realizar transacciones de forma segura.

Estos dos puntos podrían ser un obstáculo para el ciudadano medio simplemente por su escasa comprensión de lo que es blockchain y cómo funciona.

La educación impulsa la adopción blockchain

Aunque ahora todos usamos la tecnología a diario, la mayoría no tiene ni idea de lo que ocurre detrás de las pantallas.

Así que procedemos con una lógica milenaria. Confiamos en la reputación de una organización y esperamos que su experiencia, combinada con la normativa nacional, no les permita hacer las cosas mal (en esto nos equivocamos a menudo). Muy pocos intentan comprender la mecánica. Los que lo hacen acaban enfrentándose al obstáculo de los algoritmos patentados que no están a disposición del público.

Blockchain, por el contrario, es de código abierto. Cualquier mente curiosa puede examinar su código y aprender cómo maneja los datos. Todo el mundo puede verlo por sí mismo. Los que no saben leer código tienen amplias reseñas y explicaciones en Internet.

Atascados en la reputación de la confianza

Sin embargo, estamos tan anclados en el statu quo (¿y quizá también faltos de espíritu crítico?), que estas explicaciones suelen reducirse a una cosa que conocemos: la reputación.

En un debate imaginario Andreas Antonopoulos vs Christine Lagarde preferiríamos escuchar a Madame Lagarde. Esto se debe a que, al fin y al cabo, ella ocupa un puesto de prestigio y tiene autoridad sobre nuestro dinero. No nos daríamos cuenta de que se equivoca, porque no tendríamos suficientes conocimientos para juzgarla.

La concienciación sobre las criptomonedas va en aumento, mucha gente ha oído hablar de que el bitcoin (BTC) ha alcanzado nuevos máximos… pero no es suficiente.

Para convertirse en algo cotidiano, las criptomonedas tienen que ser percibidas no como una herramienta de especulación para los oportunistas conocedores de la tecnología o como una obsesión de los geeks rebeldes, sino como una revolución social y un medio para conseguir la libertad personal. La única manera de hacerlo es a través de la educación.

Tenemos que familiarizarnos con el mecanismo de blockchain para darnos cuenta de que un sistema sin confianza es más predecible y fiable que cualquier reputación humana. También tenemos que desarrollar buenos hábitos a la hora de manejar nuestras claves privadas: asumir la responsabilidad es un precio a pagar por la libertad.

¿Vamos hacia un futuro mejor?

Todavía queda mucho camino por recorrer para cambiar los viejos hábitos y las relaciones de poder que conforman nuestra vida cotidiana. Sin embargo, cuando se alcance un determinado umbral y el efecto red fuerce la tendencia, podríamos despertar en un tipo de sociedad diferente.

La sociedad en la que la gente se hace sistemáticamente las preguntas adecuadas, como “¿Cómo se manejan mis datos?”, “¿Quién tiene acceso a ellos?”, “¿Cómo funcionan sus algoritmos?”. Esta actitud “sin dependencia a confiar en un tercero” puede -irónicamente- hacer que el mundo sea más fiable, y las relaciones humanas más cordiales.

Personas con diversos antecedentes, intereses y conocimientos pueden aprender más sobre asuntos relacionados con las criptomonedas. Esta es una forma de introducir a la gente en esta gran alternativa que es el blockchain.

Descargo de responsabilidad

Toda la información contenida en nuestro sitio web se publica con buena fe y sólo con fines de información general. Cualquier acción que el lector tome sobre la información encontrada en nuestro sitio web es estrictamente bajo su propio riesgo.
Share Article

Marie es la CEO y cofundadora de D.Center, un sitio web educativo gratuito dedicado a todo lo relacionado con blockchain y criptografía. Con su primer Bitcoin conseguido en 2016, Marie fue hechizada y desde entonces imagina un mundo mejor descentralizado, lo que finalmente la llevó a dejar su trabajo en la moda y combinar su formación económica con la experiencia financiera de Franck Pralas, el segundo cofundador, para concebir una forma original de explicar la alternativa blockchain a todo el mundo. Lanzado a principios de 2021, D.Center es una fuente diferente de información relacionada con las criptomonedas, con el objetivo de mostrar que las criptomonedas son más grandes que la especulación que las rodea y que la descentralización es una clave para la libertad personal.

SEGUIR AL AUTOR

Los mejores monederos Bitcoin del 2021

Vámonos

Señales diarias, análisis de Bitcoin y chat con otros traders. ¡Únete a nuestro Telegram hoy!

Vámonos