La CNMV ha cambiado de marcha con un tono más agresivo alertando y amenazando a varios exchange que podrían ver cómo unas 3500 empresas del sector terminen cerrando su actividad debido a una prohibición por el ente regulatorio español.

La amenaza de la prohibición afecta a unas empresas muy concretas. El problema reside en empresas que tienen actividad en España pero que su sucursal está en otro país de la Unión Europea, la CNMV menciona explícitamente a empresas que están basados en el Reino Unido y Chipre.

El ente regulador avisa que estas empresas se aprovechan de la vigilancia fallida de otros países miembros. Estos brokers se aprovechan de haber obtenido el pasaporte comunitario y por ello tienen luz verde para poder realizar actividades en cualquier otro país miembro. Existe unas 3500 empresas que operan con el pasaporte comunitario y la CNMV ha declarado que tiene la mirada puesta en todas ellas.

La vigilancia de que las actividades cumplan la ley, como la ética profesional, depende del país de origen y aquí es donde la CNMV alerta sobre su ineficacia. El organismo regulatorio no tiene potestad para controlar ni forzar alguna acción contra empresas que no tienen oficina en España.

Actividades ilícitas en España con el amparo internacional

Publicidad agresiva

El vigilante del mercado español alerta de varias prácticas ilícitas con una publicidad muy agresiva incitando a los usuarios a operar publicando “artículos publicados en medios de comunicación que presentan un alto componente promocional y publicitario de la actividad desarrollada por estas entidades”. Además denuncia que varias de estas empresas exclaman que se puede operar sin comisiones cuando en realidad “no resulta adecuado, ya que no se informa de los costes implícitos en las transacciones“.

Social trading y programas de afiliación

La entidad denuncia un nuevo formato, el social trading, que consta de particulares invirtiendo en el portafolio de otro inversor del cual supuestamente es un master. La entidad regulatoria denuncia como muchos de estos inversores no son agentes registrados

y por ello pueden suponer un peligro adicional.

Muchas de estas firmas contienen programas de afiliación que recompensan a sus clientes con un bonus al atraer a nuevos clientes a las plataformas. Según la CNMV, esto puede suponer tener un efecto colateral al atraer a clientes que no están aceptados por el ente regulatorio español como también crear una especie de pirámide encubierta.

La CNMV da pequeños pasos hacia el sector de las criptomonedas

El organismo controlador presidido por Sebástían Albella, está actuando de manera notable como por ejemplo la restricción de los famosos CFD, al considerar que en torno el 80% de los inversores perdían dinero debido al tipo de producto. Su publicidad agresiva puso a estas empresas en el punto de mira de Albella, en la actualidad la CNMV ha dado pequeños pasos hacia el sector de las criptomonedas.

En agosto del 2020, la CNMV alertó de los chiringuitos financieros relacionados con las criptomonedas que existen en España. Esta organización tiene mucho trabajo con el mercado tradicional pero parece estar comenzando a intentar intervenir algunas empresas relacionadas con criptomonedas. Algunos ejemplos en los que aún no ha intervenido pero que sería de esperar sería la del caso de Kuailian, con sus creadores españoles, o el caso de Mind Capital que ha sido clasificado como una pirámide por la comisión de valores de Texas con varios miembros de alto standing de la organización con nacionalidad española y con residencia en España.